viernes, 4 de mayo de 2007

Monumento Histórico-Artístico Nacional.


Si caminamos por el centro porteño y elegimos pasear por Córdoba al cruzarnos con Libertad nos encontramos con un Monumento Histórico-Artístico Nacional, uno de los más bellos por cierto, si quisiéramos entrar a visitarlo no podríamos. Hace un año y medio que el Teatro Nacional Cervantes se encuentra paralizado (según palabras del Secretario de Cultura). Así es, el TNC se encuentra en agonía debido a políticas funcionalistas con el gobierno de turno, presupuesto paupérrimos y un despreciable sistema burocrático arraigado.


El cierre es parte de la protesta que llevan los trabajadores. Luchan por un sueldo digno y por que se lo reconozca por lo que son. Es que en el teatro trabajan técnicos de sonido, pintores, Artistas plásticos, diseñadores, maquilladores, graduados en Bellas Artes que cobran un sueldo como empleados estatales. Por lo tanto deben cumplir un horario administrativo de 8 a 15. Imposible hacer una función en pleno horario laborable y que se llene la sala! Los teatros funcionan de noche. Además, el edificio no recibió trabajos de mantenimiento alguno.

El TNC es una reliquia arquitectónica inaugurada en 1921, por iniciativa de la actriz española María Guerrero y su esposo, Fernando Díaz de Mendoza, en reconocimiento al fervor teatral de Buenos Aires. La fachada es réplica de la Universidad de Alcalá de Henares. Todos el edificio –construido a la Europea, incluso con materiales traídos de allí- sufren hoy el paso del tiempo y la poca dedicación que los políticos le han otorgado. Por esta razón, fácil sería explicar el derrumbe y posterior uso del espacio para algún negocio multinacional.

Otro rol importante del TNC es que como tal brindaba al público los mejores clásicos, los dramaturgos argentinos contemporáneos a muy bajo costo. Era de acceso a toda la sociedad. También contaba con cursos y talleres, y le permitía a los jóvenes aspirantes a grandes actores dar sus primeros paso y compartir escenario con los celebres profesionales. De esta forma esta cadena de gestación, porque en todo lugar donde vive el arte y la cultura, se toma la realidad, se la cuestiona, se da vueltas, se la mira, se la absorbe y luego se la modifica. Por eso algo se gesta. Hay algo con vida.

Pero paremos un segundo! Estoy hablando en pasado y aún el TNC no cerro sus puertas definitivamente. Según José Nun –Secretario de Cultura de la Nación- está momentáneamente paralizado. LUCHEMOS PORQUE ESTÉ DEFINITIVAMENTE ABIERTO.

Debemos detenernos, aunque más no sea unas líneas, en el concepto de cultura. Todo aquello creado por el hombre intelctualmente es cultura. Todo lo que el hombre no hace naturalmente, instintivamente, o mejor dicho, aquel accionar que satisfaga necesidades fisiológicas queda fuera de la cultura. El modo en el que desarrollamos dichas prácticas son cultura. Por este motivo, el espacio cultural es sumamente importante en una sociedad. El TNC es uno de ellos. Es lugar de deleite, reflexión y debate que divulga y intensifica la conciencia y el espíritu de la sociedad. Necesidades que deben satisfacerse al igual que las fisiológicas (comer, dormir, etc). Es derecho de todo ciudadano como lo son la alimentación la vivienda, el acceso a salud y educación gratuita, alimentarse.

El MATe (Movimiento de Apoyo al Teatro) y el Celcit (Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral) convocaron ayer a una movilización en la puerta de la Secretaria de Cultura de la Nación y prepara para el sábado 5 y domingo 6 a partir de las 18 ensayos abiertos y gratuitos en el TNC, Libertad y Córdoba. Y sintetizan en un comunicado de la siguiente forma: “Es hora de definiciones. La comunidad teatral reclama voluntad y ejecutividad política para salvar el Cervantes ya. O que se decrete oficialmente el cierre del único teatro nacional del país, sincerando una realidad: el Cervantes está cerrado, de hecho, desde hace un año y medio. Sólo así se sabrá quiénes están decididos a defenderlo y quiénes no. Los que sí, nos declaramos a partir de ahora en movilización permanente para recuperarlo”.

Ludmila.

Arriba, el frente del único Teatro Nacional, el Cervantes, en sus mejores épocas.

2 comentarios:

david dijo...

apoyemos todos la lucha del cervantes!!!
Por los trabajadores del teatro, los actores y directores, por el publico y principalmente por nosotros la sociedad!!!!

Anónimo dijo...

Coincido y me sumo con uds. a esta lucha que es diaria, vamos a cuidar y salvar nuestra cultura y nuestra expresión.
Vamos adelante por el Teatro NACIONAL Cervantes!!!

Y si bien la cultura no es política, en este país viene demasiado unido a la mala política...y la cultura tanto como la educación, valores que considero fundamentales para el ser humano,son desbastados.
Por favor! recordar ante este año electoral las acciones y mensajes de los candidatos: EL TEATRO CERVANTES DEPENDE DEL GOBIERNO NACIONAL, DEL MINISTERIO DE CULTURA DE LA NACION!!!
Lo resalto porque ahí puede empezar alguna modificación social, cuando los conscientes de las elecciones seamos los que justamente elegimos...

Gracias por activar este debate y recordar la lucha de los trabajadores del Cervantes!